La voz de las mujeres en tiempo de confinamiento

Lunes, 17.00h de la tarde. Un grupo de mujeres esperan en la puerta del CRIA Puerto Rubio de Save the Children a que dé comienzo su sesión semanal. Son madres que se reúnen en el centro en torno a una taza de café para hablar, compartir y aprender sobre temas relacionados con la crianza y sus dificultades, pero sobre todo es un espacio suyo, por y para ellas que le dota de un momento de tranquilidad en medio de su ajetreada agenda.

La idea de crear grupos de madres surgió de la necesidad, precisamente, de darles a las madres de nuestro programa un espacio físico para que se reunieran semanalmente. Los temas tratados en los encuentros grupales surgen de sus necesidades e intereses y desde el equipo hacemos hincapié en cuestiones relevantes que consideramos que pueden serles de utilidad para el cuidado y la educación de sus hijos e hijas de muy diferentes edades, a la vez que se va trabajando un cambio de perspectiva enfocada en su empoderamiento como mujeres.

Cuando se declaró el Estado de Alarma por la pandemia del coronavirus, y con el obligado confinamiento, hemos mantenido este espacio en formato virtual. Para ponerlo en marcha y debido a la importante brecha digital existente, hemos tenido que dotar de recursos y herramientas a las familias. La reconversión de nuestras sesiones de lo presencial a lo virtual fue recibida con alegría y la participación ha seguido siendo alta. Durante estas sesiones, las madres han puesto de manifiesto el incremento de la sobrecarga de tareas y la somatización de esta presión en forma de malestares e incremento de patologías en sus estados de salud. Si ya antes, recaía el peso de la crianza y el trabajo de cuidados en las mujeres, durante esta pandemia, con el cierre de servicios públicos, centros educativos, centros de día etc. se ha incrementado exponencialmente al tener que hacerse cargo de otras muchas tareas educativas, laborales y de subsistencia.

Aunque inicialmente teníamos ciertas dudas sobre el funcionamiento del formato virtual, ahora más que nunca, hemos considerado importante mantener estos espacios, que, aunque no sean físicos, permiten un respiro al conectarse con otras mujeres favoreciendo el apoyo mutuo. En este sentido, la red de apoyo creada entre las madres supone el objetivo más importante, pues muchas de estas mujeres no cuentan con una red externa o familia en la que delegar algunas tareas; compartir sus inquietudes sobre salud, educación, sobre su día a día y especialmente el saber que pueden contar con alguien que las escuche produce un efecto positivo en su estado de ánimo.

Durante esta crisis provocada por el Coronavirus, se ha visibilizado la importancia de los servicios públicos en salud y otros sectores profesionales de cuidados, pero todavía se sigue invisibilizando la importancia de los cuidados no remunerados que desarrollan las mujeres y sobre las que socialmente recae toda la responsabilidad de los cuidados esenciales que amortiguan la crisis y sostienen la vida. Una vez más, si no se toman medidas políticas y se ofrecen recursos para afrontar las desigualdades de género, las mujeres, y especialmente las de familias más vulnerables, serán las más afectadas en esta crisis social.

28/08/2020
Autora: Sara, Rocío, Cristina y Paula
Reseña: Coordinadoras Acción Social CRIA Puerto Rubio- Save the Children

Otros artículos

Nosotras, las protagonistas

Nosotras, las protagonistas

“Nosotras, las protagonistas”, decidisteis llamaros y así fue, es y será… Hasta que también sabiamente decidáis cambiarlo… “Madre mía si yo cuando empecé a venir no hablaba nada y ahora me tenéis que parar”. “No sabéis el tiempo que he buscado algo así y ¡por fin! lo...